Destino y fuerza

Destino y fuerza

 

De una colina, por un momento azaroso del destino,

Se desprende una piedra asimétrica hacia el vacío.

Baja por la vertiente de rocas y granito

De superficie afilada y rugosa.

Del pedernal cae golpeando sus partes como un bólido

Con vigor a través de ese sino primero concedido.

La piedra, a fuerza del roce ahora es lisa y redonda.

Ha bajado con firmeza la colina y ya no se ve,

Se ha seguido.

 

Iván Palma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *