Presenciarte

PRESENCIARTE

 

No hagas, delicada figura,

Contemplarte sin que estés, en la oscuridad del día en mi razón,

Pues no podré saciar esa imagen tuya en mí,

Ni dejaré de observarla sin poder llenarme de tu presencia,

Porque te meterás en mi mente,

Como la luz de luna llena en la noche

Que abraza a los soñadores que la observan

Con un velo de anhelo y deseo

Que solo puede ser quemado por la luz del día,

Con el ojo deslumbrado por el amanecer

Y que esperen con ansia intolerable

La noche venidera para seguir soñando,

Como yo, soñador de tu cuerpo,

Para fantasear con ansia y terrible deseo tu estampa

Deleitándome con tu sueño, besándote con ensueño.

 

Iván Palma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *